Envío a todo el mundo

0

Cómo afecta el café a los niveles de azúcar en sangre y a la diabetes

El café verdaderamente se ha convertido en parte de nuestra cultura y rutina diaria. Las personas en el Reino Unido beben en promedio 70 millones de tazas de café al día, y en Estados Unidos alrededor del 83% de los adultos beben café.

A pesar de que la mayoría de nosotros bebemos café, cada uno de nosotros tenemos nuestra propia “relación” con la famosa bebida.

Algunos toman una taza de café a primera hora en la mañana, algunos antes o durante el trabajo y varias personas se toman descansos de café adicionales durante el día. Pero, ¿cómo afecta esto nuestros niveles de azúcar en sangre?

La Historia del Café

El café fue descubierto por primera vez en Etiopía hace casi un milenio, y desde entonces se ha convertido en parte de la rutina diaria de muchas personas. La leyenda dice que un pastor llamado Kaldi notó que cuando sus cabras comían los granos del café se volvían muy enérgicas y no podían dormir por la noche. Kaldi hizo la primera taza de café, y lo demás, bueno, lo demás es historia 🙂

Cafeína

La cafeína impacta al cuerpo de muchas maneras, algunas de ellas buenas, pero algunas de ellas malas. Puede incrementar la función cerebral y acelerar el metabolismo, pero también es conocido por tener efectos directos en la glucosa en sangre e insulina. Un estudio ha demostrado que la cafeína incrementa la glucosa en sangre de manera significativa y hace que sea difícil para las personas con diabetes controlar su nivel de azúcar en sangre, y otros lo ligan con reducir el riesgo de diabetes.

Dado que aún no hay un veredicto final, y existe evidencia en conflicto de que la cafeína puede tener tanto un efecto negativo como positivo en los niveles de azúcar en sangre, es recomendable limitar tu consumo de cafeína.

Cremas y Endulcorantes

Asegúrate que usar cremas bajas en grasa o deslactosados con tu café. Aún más importante, existen varios sustitutos de azúcar saludables para personas a las que les gusta su café un poco dulce. Hazlo interesante, no hay necesidad de los productos usuales con alto contenido de carbohidratos, leche y azúcar.

El té también es una gran opción porque viene en gran cantidad de variedades descafeinadas y puede disfrutarse sin aditivos poco saludables como crema y azúcar.

Tips de utilidad:

  • Prueba usar leche de almendras, leche descremada, o leche de soya para tu café. ¡Siempre son la alternativa más sana!
  • ¡Existen muchos endulcorantes saludables! No te conformes con azúcar o con imitaciones artificiales igual de malas.
  • Si sientes que tu consumo de café podría estar afectando tus niveles de glucosa en sangre, comienza por limitar tu consumo a menos de 8-10 oz al día.
  • La mayoría de los tés herbales evitan el riesgo de la cafeína y proporcionan efectos benéficos hacia los niveles de glucosa en sangre, considera reemplazar tu taza diaria de café por un té que puede ayudar a manejar tu condición.

Conclusión

Se ha descubierto que el café tiene efectos positivos y negativos en nuestro cuerpo, especialmente en nuestros niveles de azúcar en sangre.

¡Disfruta de tu próxima taza de manera responsable!